Cómo se llama el miedo a palabras largas y qué es

Estamos seguros de que, si tuviéramos que nombrar una de las canciones infantiles más pegadizas y recordadas de nuestra infancia es aquella que se cantaba en la película de Mary Poppins y que era kilométrica, sin embargo, existen personas que tienen una fobia atroz a las palabras largas y complicadas, algo que puede convertirse en un auténtico problema, no porque no puedan cantar dicha canción, sino porque cuando están estudiando, leyendo o incluso exponiendo alguna clase de trabajo para la Universidad, el trabajo o el Instituto, se encuentran con una palabra que tiene demasiadas sílabas causándoles demasiado pavor. En esta guía te hablaremos del miedo a las palabras largas, el término utilizado y también sus síntomas y tratamientos.

Definición del miedo a las palabras largas

El término que identifica a la fobia por las palabras largas se denomina hipopotomonstrosesquipedaliofobia y aunque pueda parecer en un primer momento una broma, no lo es, ya que es esta palabra extremadamente larga la que define a las personas que sienten un miedo irracional y atroz por las palabras que cuentan con muchas letras y sílabas tanto si se trata de una que se encuentra escrita, como también de manera oral.

Existen diferentes grados dentro de esta fobia, ya que algunas personas solamente sienten el miedo cuando esta palabra debe ser dicha en público, delante de muchas personas, como el caso que hemos comentado al principio al exponer, sin embargo, otras personas, las que lo sufren aún más, sienten un terrible terror incluso si la ven escritas o en algunos casos si la escuchan, por lo que la canción que mencionábamos de Mary Poppins sería una auténtica pesadilla para estas personas.

Las hipótesis sobre esta fobia son varias, pero las que suelen prevalecer es que la persona cuenta con un miedo al ridículo en público o que se le mire de mala manera al decir algún tipo de palabra que no es capaz de dominar, algo que por lo habitual suele ocurrir en las palabras más largas, ya que si analizamos, como nos comentan los expertos de Miedos.net, son las palabras cortas las más sencillas de pronunciar y aprender, mientras que las otras, como bien podría ser las que se usan en campos científicos o farmacológicos pueden ser difíciles de pronunciar.

Síntomas del miedo a las palabras largas

Uno de los principales síntomas que solemos encontrar en estas personas es que evitan aquellas palabras que por su dificultad o por su longitud con consideradas como peligrosas para decir en público, por lo que si a dichas personas se les mandase escribir una redacción de un folio por delante y por detrás, difícilmente nos encontraríamos con una palabra larga ya que evitaría escribirla, por si existiese la posibilidad de leer el texto en voz alta.

En los casos en los que se les obliga a la lectura de palabras largas, se puede encontrar con casos en los que todo el cuerpo empieza a temblar, se vuelve inestable y el habla se paraliza entrando en un estado de pánico atroz que puede provocar hasta un desvanecimiento.

Tratamiento para la fobia a las palabras largas

Para luchar contra la hipopotomonstrosesquipedaliofobia lo ideal es que se pueda poner la persona afectada en manos de un especialista, pero por lo general, lo que se busca es dar con el origen de la fobia para que de esta manera se pueda tratar con más efectividad.

Entre las técnicas más utilizadas se encuentra la escritura de palabras que van de menos a más sílabas, como también su dicción. La persona va escribiendo en una hoja de papel o en un cuaderno palabras de una o dos sílabas para luego ir nombrándolas. Este proceso no se debe de realizar de la noche a la mañana, sino que debe de ir poco a poco, con bastantes sesiones que pueden llegar a las semanas o incluso los meses, pasando de las tres sílabas, las cuatro y subiendo hasta aquellas que son más complicadas.

Un buen entrenamiento de las palabras más largas del diccionario podría conseguir que la persona vaya remitiendo su miedo irracional a las palabras largas ya que podrá dominarlas y de esta manera no se sentirá ridículo cuando las pronuncia, sino que se sentirá bien y dominando en todo momento su vocabulario, algo que será para la persona de agradecer. En los casos en los que exista una palabra en especial que se le complique, se deberá de hacer hincapié en dicha palabra hasta conseguirlo.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin