40 frases de psicología emocional

La mente y las emociones pueden jugarnos malas pasadas en determinados momentos de nuestra vida, provocándonos estrés, ansiedad y otra serie de trastornos que pueden hacer que las energías vayan reduciéndose en nuestro interior y nos dejen sin apenas fuerzas para levantarnos de la cama.

Leer frases de psicología emocional positivas como las que te proponemos a continuación es algo que puede ayudarte a ver la vida de una manera completamente diferente a lo que estás viviendo y puede ser un punto de partida para un bienestar mental. Tal y como nos aconsejan desde el portal de psicólogos en Torrente InstitutoSomosValencia rodearse de pensamientos positivos, de personas que piensen con una manera más alegre y con una capacidad de superación nos ayudará a sentirnos mejor y a combatir contra cualquier problema que tengamos.

Frases de psicología emocional cortas

  • La ira, el resentimiento y los celos no cambian el corazón de los otros, solo cambia el tuyo.
  • Cuando digo controlar las emociones, quiero decir las emociones realmente estresantes e incapacitantes. Sentir emociones es lo que hace a nuestra vida rica.
  • Camina como el león, habla como las palomas, vive como los elefantes y ama como un niño pequeño.
  • Al menos un 80% del éxito en la edad adulta proviene de la inteligencia emocional.
  • Cuando nuestra salud emocional está en mal estado, también lo está nuestro nivel de autoestima. Tenemos que reducir la velocidad y lidiar con lo que nos preocupa para que podamos disfrutar de la simple alegría de ser felices y estar en paz con nosotros mismos.
  • Tu corazón te guiará siempre hacia lo que te hace feliz, y ese debe ser tu camino.
  • El secreto de la satisfacción es conocer cómo disfrutar lo que tienes y ser capaz de perder todo el deseo por cosas más allá de tu alcance.
  • Nuestra habilidad para adaptarnos es increíble. Nuestra capacidad de cambiar es espectacular.
  • Una emoción no causa dolor. La resistencia o supresión de una emoción causa dolor.
  • La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas las preguntas.
  • El problema es que si no vives la vida por ti mismo, otras personas lo harán por ti.
  • Cuanta más inteligencia social tengas, más feliz y fuerte serás, y mejores relaciones personales tendrás.
  • No cabe duda de que la inteligencia emocional es menos habitual, pero la experiencia me dice que es más importante a la hora de ser un buen líder. Es algo que no se puede ignorar.

  • La inteligencia interpersonal consiste en la capacidad de comprender a los demás: cuáles son las cosas que más les motivan, cómo trabajan y la mejor forma de cooperar con ellos.
  • Plantamos semillas que florecen en nuestras vidas, por tanto, elimina las del odio, avaricia, envidia y duda.
  • Usa el dolor como una piedra en tu camino, no como una zona para acampar.
  • No sabemos lo que queremos y aun así somos responsables de lo que somos, eso es un hecho.
  • Sé consciente de que en este momento estás creando. Estás creando tu próximo momento basado en lo que sientes y piensas. Eso es lo que es real.
  • Es mejor vivir tu propio destino de manera imperfecta, que vivir una imitación de la vida de otra persona a la perfección.
  • Tu intelecto puede confundirse, pero tus emociones nunca te mentirán.

Frases de psicología emocional positiva

  • No se trata de borrar las emociones negativas que nos pueden causar ciertos hechos, sino de reducir su intensidad.
  • Lo que parece diferenciar a quienes se encuentran en la cúspide de su carrera de aquéllos otros que, teniendo una capacidad similar, no alcanzan esa cota, radica en la práctica ardua y rutinaria seguida a lo largo de años y años. Y esta perseverancia depende fundamentalmente de factores emocionales, como el entusiasmo y la tenacidad frente a todo tipo de contratiempos.
  • Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas.
  • No me importa lo que me digas a mí. Me importa lo que compartes conmigo.
  • Cambia tu atención y cambiarás tus emociones. Cambia tu emoción y tu atención cambiará de lugar.
  • Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas.
  • La felicidad no es la ausencia de problemas, es la capacidad de tratar con ellos.
  • Cuando escuchas con empatía a otra persona, le das a esa persona aire psicológico.
  • No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta.
  • El logro real no depende tanto del talento como de la capacidad de seguir adelante a pesar de los fracasos.
  • Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón caliente con la intención de tirarlo a otra persona; tú eres el que se quema.
  • Vivimos en una sociedad que no nos educa para ser personas emocionalmente inteligentes.
  • Las emociones son contagiosas. Todos lo conocemos por experiencia. Después de un buen café con un amigo, te sientes bien. Cuando te toca un recepcionista mal educado en una tienda, te vas sintiéndote mal.
  • La verdadera compasión no significa solo sentir el dolor de otra persona, sino estar motivado a eliminarlo.
  • Si luchas contra ti mismo para descubrir tu verdadero yo, descubrirás que sólo hay un ganador.
  • El gran descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden cambiar sus vidas al cambiar sus actitudes mentales.
  • Somos peligrosos cuando no somos conscientes de nuestra responsabilidad sobre cómo nos comportamos, pensamos y sentimos.
  • Todos los cirujanos saben que la gente muy asustada no responde adecuadamente a una intervención quirúrgica, ya que tienden a sangrar en exceso, son más propensos a las infecciones y a las complicaciones y tardan más tiempo en recuperarse.
  • La gente con buen estado de ánimo es mejor en el razonamiento inductivo y en la solución creativa de problemas.
  • La gente reacciona de forma predictiva, especialmente cuando no tienen tiempo de pensar.